El diseño digital, un campo en crecimiento que demanda profesionales.

 

El entorno profesional está experimentando una extraordinaria transformación a medida que la tecnología avanza y, como consecuencia, se están generando nuevas oportunidades laborales para las que debemos estar preparados.

 

En la actualidad, contar con competencias digitales se ha convertido en un requisito imprescindible para acceder al mercado de trabajo en casi cualquier sector.

Un perfil polifacético

La gran ventaja de las profesiones basadas en el diseño digital es que "lo importante [...] sigue estando en las personas, en la 'masa gris'. Diseñar, como decía el diseñador Paul Rand, al fin y al cabo es planificar", apunta Jiménez.

"La competencia necesaria es sobre todo la curiosidad, un soft skill que dirían hoy [...] también ayudan algunos conocimientos de dibujo, percepción espacial, herramientas básicas, y sobre todo saber leer de forma visual", añade el experto. En pocas palabras, Sergio Jiménez la define como "la capacidad de organizar visualmente la experiencia", y esto es aplicable a cascos de inmersión 3D y a la cartelería de toda la vida.

Sobre la concreción en puestos de trabajo, el profesional aclara que "un diseñador visual es un perfil flexible que se adapta a aquellos puestos en los que hace falta un planificador. No solo crea lenguajes, sino que también los organiza, crea un plan. Por ejemplo, el diseño de interfaces no es algo específico únicamente de los videojuegos, sino que es aplicable a otros ámbitos como la medicina, la arquitectura o desarrollo de cualquier tipo de identidad (visual o corporativa)".

Las salidas actuales del diseño digital son muchas.

Las más conocidas son diseñadores que trabajan en interfaces de usuarios, experiencia de usuario (UX), elementos gráficos, webs enteras (front end), imagen de marca, contenido digital, dirección de arte multimedia, arte digital, medios audiovisuales, aplicaciones, entornos 3D, VR y un largo etcétera.

Desde luego, se habla mucho del diseño 3D, pero Sergio comenta entre risas que "la mayoría de experiencias que conocemos del 3D dependen de un mecanismo (como el de la visión) que le debe mucho al 2D.

Asimismo, periódicos y revistas hacen uso de profesionales del diseño digital, pero también otros nuevos negocios. Por ejemplo, para la apertura de la película 'Bright' (2017) se contrataron grafiteros digitales. En este sentido, Sergio Jiménez comenta: "Ahí tienes estudios de motion graphics haciendo títulos de crédito o desarrollando interfaces en videojuegos. Se me ocurre también que la representación gráfica de datos tiene mucho que aportar como profesión adaptada a los nuevos soportes".

En definitiva, el diseño digital parece alzarse como una formación con amplias salidas, versátil y polivalente debido al gran abanico de sectores y nichos en los que precisan expertos en la materia. El período 2016-2017 disparó la demanda de profesionales en este segmento, según afirmaba la consultora BCG en el estudio que hemos mencionado, y el futuro podría estar en manos de los candidatos más curiosos y capaces de organizar visualmente una experiencia.

List with onlain bookmakersGBETTING